+34 949 22 20 90 info@fisiofine.com

sintomatología y tratamientos de hernias

¿Qué es una hernia?

Una hernia se define como extrusión del núcleo pulposo hacia el anillo fibroso, llegando a contactar con la médula o alguna raíz nerviosa en función de la dirección del desplazamiento, produciendo un daño en la zona y con ello una inflamación. Es en ese momento es cuando aparecen los síntomas, que pueden comenzar muy suaves e ir progresando en intensidad y duración hasta inhabilitar a la persona en sus actividades diarias, ya sean laborales, de ocio o del hogar.

Sintomatología de las hernias

Dentro de la diversidad de sintomatología que puede aparecer en las personas, se destaca lo siguiente:

  • Dolor central (justo en la vértebra) que se puede describir como pinchazos o como una puñalada.
  • El dolor normalmente aumenta con la flexión de tronco y/o con inclinaciones laterales, ya que son movimientos que expulsan la hernia hacia las raíces nerviosas o médula como se ha comentado anteriormente.

Existe un tipo de hernia, que técnicamente se denomina hernia dura debido a que el núcleo no se desplaza hacia el anillo fibroso, sino que simplemente se abomba, y eso sí tiene más posibilidades de extrusión que cualquier otro núcleo. A este tipo de hernia comúnmente se denomina protusión.

Tratamientos aplicables a la patología de hernias

Los objetivos del tratamiento de fisioterapia van a ser los siguientes:

  • Aliviar los síntomas como dolor e incapacidad, así como los posibles daños neurológicos (hormigueos, pérdida de fuerza, calambres).
  • Evitar futuras recidivas.

Para ello, existen diferentes técnicas entre las que encontramos:

  • Terapia Manual: masaje de tejidos profundos, movilizaciones articulares, estiramientos de los distintos grupos musculares, tratamiento de los puntos gatillo, movilización neurodinámica.
  • Indiba ®Activ: mediante la radiofrecuencia se favorece el drenaje de las sustancias inflamatorias, genera un mayor aporte vascular a la zona y restituye la lesión, produciéndose así una disminución del dolor y ayuda a disminuir la compresión nerviosa provocada por el núcleo.
  • Ejercicio terapéutico y control motor: el objetivo de esta técnica activa es fortalecer la musculatura tanto abdominal (transverso prioritariamente) como lumbar (multífidos), además de ganar flexibilidad y conseguir una correcta estabilización lumbopélvica. Es una parte muy importante del tratamiento, por ello es aconsejable realizarlos habitualmente y con constancia para obtener sus beneficios a largo plazo.

En nuestro centro de Fisioterapia en Guadalajara Fisiofine podemos ayudarte a mejorar tu sintomatología y elegir el mejor tratamiento adaptándolo a las necesidades de cada persona.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: